adolescente

La difícil tarea de ser adolescente

 La edad de la adolescencia es una etapa complicada, un limbo entre dos mundos… el de ser niño y el gran paso hacia el ser adulto. ¿Cómo nos comportamos cuando no llegamos a tener claro qué somos todavía? Me viene a la cabeza el juego de la cuerda en la que dos equipos luchan por llevársela a su terreno teniendo que contrarrestar el peso y la fuerza que les ofrece el otro extremo, un ir y venir sin fin… Así es como se sienten muchos adolescentes, donde actúan varias fuerzas sobre ellos… la familia (algunas llevándoles demasiado rápido a la edad adulta y otras en las que se aferran a la niñez de su hijo sin dejarle desplegar las alas que le están empezando a salir con deseo de probarlas), el grupo de iguales (los amigos), presión social (lo que la sociedad espera de un adolescente o por otro lado la etiqueta impuesta donde pagan justos por pecadores) y cómo no, uno mismo (debatiéndose entre el debería y el querer, el deseo y la norma).

Esta etapa como bien sabemos es complicada, apenas nos acordamos de cuando nosotros estábamos en ella hasta que alguien nos recuerda algún episodio y nos vienen a la cabeza recuerdos que emergen como si de ayer mismo se tratara, porque quién no ha sufrido alguna situación que resalta por encima de las demás durante aquellos “maravillosos años”… Ahora le toca el turno a muchos otros, a despertarse cada mañana con nuevos retos, mirándose al espejo para descubrir día a día quienes son, y quienes desean ser… ir cogiendo las riendas de su vida, acogiendo con más o menos entusiasmo la responsabilidad de sus tomas de decisión y quehaceres de su vida. Obedecer o desobedecer a mis padres, hacer caso o no a mis amigos, letras o ciencias… ¿y qué decir de la carrera que deseo hacer? Soy yo el que escoge o alguien lo hace por mi… soy libre de mis actos o tengo pensamientos rondándome que me están volviendo loco del todo… Multitud de emociones y sentimientos encontrados que en ocasiones no sabemos cómo expresar ya sea por vergüenza o por falta de conocimiento sobre ellas, desconocimiento del nombre o de la identificación de aquello que me perturba.

TDAH ADOLESCENTES AUTOESTIMA

Esta sociedad de hoy en día va muy rápido en todos los aspectos que la conciernen, desde el cambio en la concepción de las familias, el horario extenso por parte de casi todos, el cambio en la forma de comunicarnos, la tecnología y el consumismo, por ello se hace más complicado pararse a pensar en cómo estamos y en qué nos está ocurriendo.

En ocasiones,  únicamente necesitamos de una pequeña ayuda que nos ayude a ver el camino por el cual voy a ser quien yo quiero para poder lograrlo.

Asertividad, seguridad, gestión de las emociones, búsqueda de una identidad propia…